.
«La ciencia teme lo inmaterial, pero lo inmaterial mueve el mundo»
Reseña publicada en el diario El Mundo  sobre  la última obra de Juan Arnau, por Ángel Vivas

Astrofísico y filósofo, especialista en religiones orientales, Juan Arnau es una de las últimas revelaciones del pensamiento español. Su libro más reciente, La fuga de Dios (las ciencias y otras narraciones), publicado por Atalanta, es una indagación en la esencia del mundo y en lo que la ciencia nos dice (u oculta) sobre él. Reivindica «una verdad para la vida dentro de un universo creativo que, por serlo, nos invita a participar de esa creatividad; lo que es una fuente inagotable de alegría».

Ese universo creativo lo ve Arnau como una fuga musical (a eso alude el título) a tres voces: percepción, imaginación y valores. «En el nivel de la percepción, la materia es importante. En el de los valores, inmaterial, no lo es tanto. El ámbito intermedio, el de la imaginación, es el espacio del alma, el lugar de encuentro de lo material y lo inmaterial», añade apuntando a un aspecto central del libro.

Hablar de lo inmaterial pone nerviosos a los científicos al uso, pero Arnau da entender que la ciencia no se agota en el modelo dominante, que otra ciencia es posible. «Hay muchas ciencias», explica, «y cada una da su propia versión de la realidad. Es decir, cada una de ellas es en cierto sentido no sólo un modo de ver el mundo sino también, en su ejercicio, un modo de estar en el mundo, un modo de participar del mundo. Hay ciencias más participativas que otras. Lo que ocurre es que, de modo general, lo que habitualmente llamamos Ciencia, así, con mayúscula, se mueve dentro de un esquema mecanicista y materialista y eso hace que se pierdan muchas cosas. Esa Ciencia, teme lo inmaterial. Y lo inmaterial, una esperanza, un miedo, un deseo, es lo que mueve el mundo».

Leer más