Luz del Dharma

Comunidad budista zen

Entrevista «Quimeras del ego»

Compartimos la entrevista realizada el pasado 11 de abril, por Eduardo Porcarelli y Luis Velasquez a través del programa “El séptimo laberinto” sobre el último libro del maestro zen Denkô Mesa, titulado QUIMERAS DEL EGO, que ha sido recientemente publicado por la editorial Kairos.

«Vivimos en lo ya conocido, dirigidos y encorsetados por el contenido de nuestro ego, apresados por los recuerdos del pasado o evadiéndonos hacia un futuro inexistente. Llenamos nuestras vidas con memorias del ayer y expectativas venideras.»

En este libro profundo, sobrio y asequible, el reconocido maestro zen Denkô Mesa nos invita a hacernos cargo de nosotros mismos. Meditar es despertar y salir de esta ilusoria percepción condicionada, una experiencia que no depende de nada ni de nadie. La expansión de la consciencia existe en instantes de libertad. El empeño por conseguir algo es una quimera y pertenece al ámbito del ego.

Enlace directo al canal de vídeos del maestro:

https://www.youtube.com/watch?v=vL_40torVDg

 

MU

En el presente 

todo es luz y vacío.

Observa. 

Siente.

Recibe.

Te encuentras,

sin interpretar,

Eres.

He aquí 

el gozo del Ser manifestado.

______________________

Denkô Mesa

Abril 2024

SIMPLE

La vivencia del instante es simple.

Las nubes en el cielo simplemente pasean.

El gallo al amanecer simplemente canta.

En el océano los peces simplemente nadan. 

El agua de un rio o una cascada simplemente fluye y cae.

Meditar es simple.

La respiración no requiere del esfuerzo de la voluntad.

El cuerpo no requiere de la forma de una postura para estar.

El zen es profundamente simple.

Queda libre de cualquier tipo de idea o interpretación.

Ni existe ni deja de existir.

Si aparece, es tal la fuerza que contiene 

que quiebra por completo la estructura mental del sujeto.

Zen es el desplome absoluto de lo que piensas que tú eres.

Por lo tanto, observa si surge algún tipo de tribulación, conceptualización o fijación.

Ve más allá de esta palabras.

Suelta incluso la pretension de abandonarlas.

No hagas nada ni dejes de hacer.

Eres unidad con lo que está sucediendo.

_______________

(Traducción al francés)

L’expérience de l’instant est simple.
Les nuages dans le ciel se contentent de se promener.
Le coq chante simplement à l’aube.
Dans l’océan, les poissons nagent simplement.
L’eau d’une rivière ou d’une cascade coule simplement et tombe.
Méditer est simple.
La respiration ne nécessite pas l’effort de la volonté.
Le corps n’a pas besoin de prendre une posture particulière pour être.
Le zen est profondément simple.
Il est libre de toute idée ou interprétation.
Il n’existe ni n’existe pas.
S’il apparaît, sa force est telle qu’elle brise complètement la structure mentale du sujet.
Le zen est l’effondrement absolu de ce que tu penses être.
Par conséquent, observe si une quelconque tribulation, conceptualisation ou fixation surgit.
Va au-delà de ces mots.
Libère même l’intention de les abandonner.
Ne fais rien, ne laisse rien faire.
Tu es uni à ce qui se passe.

_________

Denkô Mesa

(Kusen impartido el sábado 16 de marzo de 2024)

Zendo La Laguna, Tenerife

El mono que bajó de las ramas

Por Eihei  T. Arozena

Hay un relato del folclore budista que me resulta muy querido. Las veces que lo he escuchado han sido bajo una forma oral, narrado, junto al fuego, por Éric Rommeluère.  Esta enseñanza de intención alegórica describe la génesis de esa estructura trinitaria que, al igual que en muchas otras tradiciones espirituales, hallamos también en el budismo. Me refiero, claro está, al misterio de las tres joyas.

Cuando Shakyamuni se iluminó bajo el árbol, convirtiéndose en Buddha, desde sus ramas un mono lo vio, descendió y proclamó a los cuatro vientos: «Un Buddha se ha iluminado». En ese momento mismo comenzó a girar la rueda del Dharma. 
El mono se dio cuenta de que el Buddha tenía hambre y vio a lo lejos pasar una caravana. Entonces les llamó y les dijo «Vengan a ver, un Buddha se ha iluminado y tiene hambre». Las gentes de la caravana se acercaron, vieron al Buddha y le ofrecieron miel como alimento. En ese mismo momento surgió la Sangha.

En este relato mitológico se refleja una doble idea. El mono que baja de las ramas y se convierte en el testigo que anuncia la iluminación parece hablar por un lado de la naturaleza inesperada e impredecible del despertar espiritual, y también, por otro lado, de una condición profundamente animal y física de la conciencia. Es el mono-testigo que desciende y que encarna el entendimiento correcto quien inicia este camino vivo e impredecible que llamamos Dharma.

Leer más