Autor: Takame

El Dhammapada (Reseña)

Durante los veintiséis capítulos que componen el texto, el Dhammapada nos persuade y nos acerca a una ética basada en el autocontrol y el desapego a través de un riquísimo lenguaje poético que va discurriendo entre los versos. Si en el Capítulo 3 recurre al simbolismo de las flores para explicarnos la impermanencia y el dharma, en el Capítulo 23 toma al elefante como ejemplo de vigor, fortaleza y autocontrol, actitudes que el practicante debe cultivar, según el texto, durante su tránsito por la vía.

Se nos dice a menudo en el Dhammapada que el practicante debe procurar ser un elefante, una isla, o bien, un auriga para sí mismo. Este es, quizás, uno de sus puntos más importantes, pues se trata de una invitación al cultivo de la atención y, en especial, a dirigir la mirada hacia el interior.

Leer más

Literatura y Budismo (III): «Ocurrencias de un ocioso» de Yoshida Kenko

Tras varios años de servicio en la corte imperial decide afeitarse la cabeza, vestir los hábitos de monje e irse a vivir a una pequeña choza en las afueras de Kyoto. A partir de entonces pasaría a llamarse Yoshida Kenko.

Bagatelas, chismes, anécdotas, recuerdos de un pasado esplendoroso, reflexiones sobre la vida y la naturaleza humana. Todas ellas, en medio del ocio, fluyendo, entrecruzándose y contradiciéndose al correr de la tinta. Yoshida las cuelga de las paredes de su humilde choza; repara en ellas en medio del sosiego. Algunas las olvida, en otras insiste. Tsurezureguza, Ocurrencias de un ocioso.

Leer más

Literatura y Budismo (II): «El monje desnudo. 100 haikus» de Taneda Santoka

Los cien haikus que publica Miraguano Ediciones en el libro El monje desnudo son testimonio directo de los sentires y andares del monje y poeta japonés Taneda Santoka (1882-1940). Santoka tuvo una vida personal bastante complicada. Tras un intento fallido de suicidio es acogido por el prior de un monasterio de la escuela zen soto, Gian Mochizuki. Un año más tarde se ordena monje y viaja a Kumamoto para regentar un templo pequeño que Mochizuki le consiguió. Poco después dedicaría toda su vida a largos viajes que lo llevarían a visitar casi todo Japón.

Leer más