Enseñanzas del maestro Denkô Mesa

«TODO ES NATURAL»

Durante zazen

los sonidos son escuchados con naturalidad,

los pensamientos son pensados con naturalidad.

Todo es como es con naturalidad.

 

Observa tu cuerpo, relaja el cuerpo.

Observa la respiración, fluye con la respiración.

Observa los pensamientos, deja partir los pensamientos.

A través de esta observación está estable,

tu cuerpo, tu emoción, tu pensamiento suceden con naturalidad.

 

Profundiza en esta profunda quietud

y abierto

comprende la experiencia del sin esfuerzo.

 

Sentarse es una contemplación de lo inconmensurable.

Ser uno y una en lo inabarcable.

Esta experiencia, que se traduce como el Gozo de lo Real,

es lo que el Buddha señaló como el camino de lo auténtico,

un sendero en el que nadie va y nadie regresa

puesto que todo es en el instante único de este presente natural.

¡Qué gozo vivirlo juntos

puesto que somos juntos!

 

Esta es la esencia del Buddhadharma,

la vía de los corazones despiertos

a través de los cuales surge la comprensión de la interdependencia,

la alegría al descubrir el vacío de las formas,

el despertar a lo que somos,

dejando partir la ilusión de lo que nos creemos ser.

De ahí que Nagarjuna dijera:

«sin esfuerzo de tu parte,

se manifiesta la verdadera naturaleza de lo real

 

Meditar es una experiencia natural.

Así que, reposando en esta quietud sonora, permanece

sin pretender nada distinto a lo que se presenta.

A esto lo llamamos samatha.

 

Ya sea que estés sentado aquí,

no hay aquí o allí.

Cuando un hombre y una mujer posan sus rodillas en el suelo

y acarician el cielo con su cabeza,

la conciencia se expande

iluminando todos los rincones del universo.

He aquí la paz del espíritu.

He aquí la certeza y la confianza de reposar en la verdad.

 

Observa tu cuerpo, relaja tu cuerpo.

Observa los pensamientos, deja partir los pensamientos.

Observa que la inspiración y la espiración suceden de forma natural.

 

¡Sé natural!

 

Denkô sensei

Kusen 19 noviembre 2022

Dojo Zen de Tenerife

 

WEBINAR 4 JHANAS

WEBINAR – LOS CUATRO JHÂNAS

El martes 23 de noviembre a las 19.00 hora insular canaria el maestro zen Denkô Mesa imparte una nueva webinar. En esta ocasión dará enseñanzas sobre los Cuatro Jhânas. El acceso se consigue a través de la estabilidad corporal (postura correcta) y el contacto permanente con la respiración (anapanasati). Se experimenta un distanciamiento físico de los objetos del deseo (placer, displacer o neutralidad), un distanciamiento de los factores perjudiciales (sueño, gula, duda, rechazo o avidez) se estabiliza la concentración y se enfoca libremente la mirada atenta sobre los objetos o fenómenos que se presentan. La observación sobre ellos es lúcida y penetrante.

Los jhānas se definen como experiencias de unificación mental y profunda calma, propias de niveles superiores de conciencia durante la meditación. Jhâna es una palabra pali que podemos traducidr como: “estado de absorción meditativo”. Posteriormente encontramos el término sánscrito Dhyâna que deriva de dhayati que significa pensar o meditar. Al llegar más tarde a China se conoció como Channa y posteriormente derivó en la palabra zen.

Objetivos

·      Conocer los fundamentos de la meditación para acceder a los estados superiores de la conciencia
·      Detallar las características de cada uno de los cuatro jhânas
·      Orientar al participante en el acceso y mantenimiento lúcido de la conciencia en estos estados sublimes
·      Relacionar los jhâna con los Cuatro Inconmensurables o Emociones Sublimes (brahma vihara)

Dirigido a

·      Todo tipo de personas que deseen acercarse y conocer los principios de la tradición budista

Metodología

·      Presentación por videoconferencia y con diapositivas del tema propuesto
·      Diálogo con preguntas y respuestas entre el maestro y los participantes

 

INSCRIPCIONES

https://denkomesa.classonlive.com/reservar-formacion?cursoId=151443

 

MÁS INFORMACIÓN

(+34 649800962)

denko@luzdeldharma.org

EL HOGAR DEL SER

Zazen es el hogar del ser.

Si observas bien, la mente siempre va a tratar de controlar la experiencia, atendiendo a lo que ella llama el conocimiento. Ya sea al principio de la práctica o a lo largo de los años, la mente está ahí.

Hoy que nos sentamos y nos abrimos a un nuevo espacio de meditación, es normal que la mente atienda en exceso a los coches que pasan, el caminar los transeúntes o al frescor de la lluvia. Se agudiza el campo sensorial, incorporando fenómenos por primera vez, tales como el canto de un gallo, las campanas de una iglesia cercana… Esta es la mente, que entra en acción y se preocupa porque cree no recordar cómo se desarrolla la práctica.

Si observas bien, al reposar en el fondo de tu corazón, tu cuerpo se hace cuerpo en el hogar del ser.

Todo fluye con naturalidad y alegría. El tiempo se detiene, el espacio se hace inmenso y la práctica adquiere comprensión. De ahí que la noble postura del Budha que eres, se presente en todo su esplendor.

Denkô Mesa

7 de agosto de 2021

(Enseñanza durante la primera meditación en el nuevo Dojo Zen de Tenerife)

 

La conciencia no estacionada

El budismo no es un simple tema de estudio, sino una forma de vida. La esencia de ésta se encuentra en la meditación. Es tan actual esta certeza como el aire que ahora respiramos.

Las tradiciones contemplativas sobrepasan el lenguaje de las palabras, si bien, muchos han hecho el esfuerzo de plasmar y transmitir las experiencias, ya sea de manera oral o por escrito. De esta forma, llegamos a cuestionamientos tales como, ¿qué es la conciencia? ¿Acaso podremos definirla? ¿Dónde se esconde la conciencia? ¿Somos todos seres conscientes?

Conciencia es un concepto limitado en nuestra cultura. En occidente la entendemos como ‘lo opuesto a lo inconsciente’. Si además usáramos “mente” como sinónimo de la conciencia, la opondríamos a “corporal”, sin embargo, en el budismo se incluyen todos los niveles del ser en la conciencia (físico, sensorial, emocional, mental, conductual, espiritual…) Así pues, para penetrar en la naturaleza de la expresión “conciencia”, debemos vivirla no sólo con el intelecto, sino con todo nuestro ser.

Podríamos comenzar, acordando que la conciencia es aquello que nos da la posibilidad para desarrollar la práctica de la atención. Gracias a ésta, podemos observar los distintos fenómenos que ocurren tanto dentro como fuera de nosotros y aprender a relacionarnos de una manera sana y equilibrada. Por lo tanto, un primer acercamiento a la conciencia sería admitirla como algo que nos permite experimentar con plenitud lo que denomino “el poder de darnos cuenta”. En este sentido, la meditación es entendida como una contemplación de la conciencia a través de la propia conciencia.

Leer más