Reseñas

Historias zen

Recuerdo que los primeros meses, cuando tuve mi primer contacto con el zen, quedaba entusiasmado y absorto, mirando de vez en cuando los lomos de los libros que estaban en la pequeña biblioteca del centro. Ya había hecho varias búsquedas por internet: Las crónicas del acantilado azul, Fundamentos de la Vía Media, el Shôbôgenzo… El gran afán que tenía en aquellos momentos por leer y comprender esos textos hacía que mi fascinación creciese con ímpetu. Sin embargo, la torticolis no tardó en aparecer y el sueño del principiante comenzaba a esfumarse como un tierno hilillo de incienso.

Ahora mismo, creo que. si tuviese la capacidad de volver al pasado, lo haría para despejar el escritorio de aquel principiante y, durante la noche, dejarle un pequeño libro publicado por la editorial EDAF y titulado: Antología Zen. Cien historias de Iluminación recopiladas por Thomas Cleary.   

Las páginas que contiene oscilan entre la leyenda y la devoción. La mayoría tienen como protagonistas a los maestros Bankei y Hakuin. Están escritas a partir de anécdotas que muestran la sabiduría de dichos maestros y la ternura y excentricidades de otros: monjes que se limpian el trasero con sutras, maestros que podan un jardín de crisantemos para provocar la cólera de un gobernante, así como otras con un carácter introspectivo como son “Mal carácter” y “Hablar y escuchar”.

Estas historias te pueden hacer reír con sus locuras, te pueden deleitar con sus poemas, te pueden despertar admiración por la energía y resolución de los practicantes, pero, sobre todo, consiguen acercarte al zen de una manera directa y sencilla, sin que por ello dejen de ser profundas. Por eso, es ahí donde creo que está el pequeño secreto de este hermoso librito.

Por Juan Manuel

El arte de domar el tigre

Akong Tulku Rimpoché (1940-2013) fue identificado, desde los tres años, como la segunda reencarnación del anterior Akong Tulku. Dedicó su vida a la expansión del dharma y a la medicina. Después de un largo peregrinaje, debido a la invasión del Tíbet, se estableció en la ciudad de Oxford en 1963, en donde comenzó a difundir las enseñanzas de los budas por Occidente. Concibió El arte de domar el tigre como un libro dedicado para todas las personas que quisieran mejorar determinados aspectos de su vida, con independencia de que practicaran o no el budismo.

El libro, publicado en Ediciones Dharma, está dividido en dos partes. La primera de ellas contiene diez capítulos que discurren sobre algunas de las cuestiones fundamentales del budismo como son: la impermanencia, la ignorancia, la atención, el ego, la compasión, etc. Pero es especialmente en el cultivo de esta última donde Akong Rimpoché puso más énfasis. La compasión no es solo el corazón de la práctica del budismo, también es una de las cualidades que los seres humanos poseemos para comprendernos sin velos ni enredos y, al mismo tiempo, para comprender el origen de esos velos y enredos arraigados en nuestra mente.

Leer más

Lo que significa vivir

Yuho Seki Roshi (1900-1982) fue un maestro zen de la escuela rinzai y también maestro principal del templo Eigenji. En los últimos años de su vida se dedicó a difundir el zen por Occidente visitando la URSS, Francia, Italia y, especialmente, Alemania, a donde viajaba todos los años para impartir sus enseñanzas en el centro Rütte. Su entrada en el zen estuvo marcada por su frágil salud. Cuando todavía era un joven, como reconoce en el libro Lo que significa vivir, los médicos y sus familiares nunca pensaron que fuera a vivir más allá de los veinte años. Esta experiencia temprana con la muerte le lleva a ingresar a los veintiséis años en el templo Eigenji bajo la tutela del maestro Bashokan.

Lo que significa vivir, publicado en la editorial Everest, está dividida en tres partes. El primer capítulo se titula “Lo que significa morir”. Aquí nos introduce en las experiencias vitales que le llevaron al zen, al mismo tiempo que nos habla de aquellos maestros de la tradición rinzai que ejercieron una notable influencia en su vida y, además, de cómo estos maestros integraban la muerte en la práctica.

Leer más

El Dhammapada (Reseña)

Durante los veintiséis capítulos que componen el texto, el Dhammapada nos persuade y nos acerca a una ética basada en el autocontrol y el desapego a través de un riquísimo lenguaje poético que va discurriendo entre los versos. Si en el Capítulo 3 recurre al simbolismo de las flores para explicarnos la impermanencia y el dharma, en el Capítulo 23 toma al elefante como ejemplo de vigor, fortaleza y autocontrol, actitudes que el practicante debe cultivar, según el texto, durante su tránsito por la vía.

Se nos dice a menudo en el Dhammapada que el practicante debe procurar ser un elefante, una isla, o bien, un auriga para sí mismo. Este es, quizás, uno de sus puntos más importantes, pues se trata de una invitación al cultivo de la atención y, en especial, a dirigir la mirada hacia el interior.

Leer más