Budha dijo: “Tu trabajo es descubrir tu propósito en la vida y luego, con todo tu corazón, entregarte a él”. 

Nadie va atenderte como tú, nadie puede sustituirte en el cómo hablas, piensas o actúas. Cada cual tiene siempre la oportunidad de vivir de manera adecuada, esto es, vivir bajo la luz de la conciencia y ser coherente o no hacerlo. Así como es adentro, es afuera. De la misma forma, como es afuera, es adentro.

También comentó el Budha que todo ser humano es el autor de su propia salud o enfermedad. Por tanto, eres libre. Toma conciencia en todo momento de tu relación personal con lo que acontece. Escúchate y resuena con tu sabiduría interna. Observa qué es aquello que te aporta, nutre y hace florecer.

Si te descubres en modo automático o mecanizado, si no te sientes capaz de salir del malestar que se vive actuando, pensando, hablando y sintiendo de esta manera, pide a alguien que te ama, cercano a ti, a alguien en quien confías, que te alerte, para que luego seas tú quien decida soltar patrones, desidentificarse de los limitantes y fluir desde la verdad de quien tú eres.

Recuerda que incluso si decides no elegir, ya estás eligiendo. Pon atención al falso programa de víctima o pobrecito yo. Mira con atención qué es lo que quieres y pon toda tu energía en esta dirección, confiando enteramente en que se dará lo que anhelas con todo tu corazón. Siéntete merecedor y capaz de ello. Esta es la responsabilidad y el poder de lo que llamo “elijo elegir.”

Denkô Mesa