Kusen

EL HOGAR DEL SER

Zazen es el hogar del ser.

Si observas bien, la mente siempre va a tratar de controlar la experiencia, atendiendo a lo que ella llama el conocimiento. Ya sea al principio de la práctica o a lo largo de los años, la mente está ahí.

Hoy que nos sentamos y nos abrimos a un nuevo espacio de meditación, es normal que la mente atienda en exceso a los coches que pasan, el caminar los transeúntes o al frescor de la lluvia. Se agudiza el campo sensorial, incorporando fenómenos por primera vez, tales como el canto de un gallo, las campanas de una iglesia cercana… Esta es la mente, que entra en acción y se preocupa porque cree no recordar cómo se desarrolla la práctica.

Si observas bien, al reposar en el fondo de tu corazón, tu cuerpo se hace cuerpo en el hogar del ser.

Todo fluye con naturalidad y alegría. El tiempo se detiene, el espacio se hace inmenso y la práctica adquiere comprensión. De ahí que la noble postura del Budha que eres, se presente en todo su esplendor.

Denkô Mesa

7 de agosto de 2021

(Enseñanza durante la primera meditación en el nuevo Dojo Zen de Tenerife)

 

Kusen. 10 de junio de 2019

Enseñanza oral durante la meditación

En el Lankavatara Sutra se dice: “allá donde hay percepción surge el engaño”.

Aceptando que somos sujetos que interpretamos siempre la realidad, sabemos que nuestra mente actúa a través de programas y patrones condicionados, pero los meditadores contamos con la fortuna de poder observar aquello que acontece sin manipularlo.

Cuando la mente escucha que los fenómenos son vacuidad y que la vacuidad se manifiesta en forma de fenómenos, nos llenamos de conceptos e ideas sobre esta verdad. Por el contrario, cuando nos fundimos en la estabilidad de un cuerpo sin fisuras y fluimos a través de una respiración amplia y generosa, inspiración tras espiración, contemplamos que todo es tal y como está siendo, una experiencia donde la dualidad no tiene cabida.

Al observar así, constatamos que la noche y el día se dan sin oposición, que el azul del cielo y el azul del mar se encuentran en un mismo siendo, tal y como sucede al meditar cuando el dedo pulgar de la mano izquierda se descubre en un sutil roce con el dedo pulgar de la mano derecha.

Al observarlo así, comprendemos que nadie entra o sale de la sala de meditación y que hacerlo con la pierna izquierda o con la derecha, no es relevante. Sobre la cabeza está la tierra, sobre las rodillas la inmensidad del cielo.

Cuando contemplamos con serenidad la impermanencia, todo es bello y hermoso. Decir tú o yo, discípulo o maestro, es un lenguaje que no recoge la armonía y el equilibrio donde la luz es en la oscuridad y la oscuridad es en la luz.

Somos Mente única.
Esto es lo que somos.

Denkô Mesa

(Kusen – Enseñanza oral durante la meditación de la noche del 10 de junio de 2019)
____________________________________________

Dojo Zen de Tenerife – Comunidad Budista Zen Luz del Dharma