Autor: Luz del Dharma

COMUNICADO

Comunidad Budista Zen Luz del Dharma
En Santa Cruz de Tenerife a 8 de septiembre de 2020

Estimados practicantes:

Comencé a practicar la meditación zen en el año 1989 de la mano del que fue mi primer maestro Dokushô Villalba Roshi. Han pasado 31 años.

Siguiendo el Programa de Práctica y Estudio de la Comunidad Budista Soto Zen (CBSZ) – Luz Serena, que él preside y dirige, recibí de su mano la Toma de Refugio, la ordenación de bodhisattva, la certificación como profesor del Programa de Estudios Budistas, así como la de instructor de meditación zen. Finalmente, completando de forma satisfactoria la formación, el 31 de diciembre del año 2005 se produjo la transmisión del Dharma, convirtiéndome en maestro zen y vicepresidente de la CBSZ.

Durante los siguientes años continué a su lado, ejerciendo como vicepresidente y apoyándolo en la difusión del budismo, asesorando a los distintos centros zen adscritos a la mencionada comunidad de la que formaba parte y desarrollando, al mismo tiempo, mi labor como maestro de Dharma. A partir del año 2011 nuestra relación se deteriora al sentir serias discrepancias con su manera de ser y proceder, formas que no eran afines a mi corazón y no coinciden con la comprensión que mantengo del Dharma del Buda.

Leer más

RYOKU SHIN

Por Empar Roch Bernat

Supongamos que los vientos que soplan desde todas las direcciones zarandean a un yugo de un sólo agujero que ha sido arrojado al gran océano y que en el fondo de éste habita una tortuga tuerta la cual, cada cien años, sube a la superficie para echar una mirada momentánea al cielo. ¿Será posible que esta tortuga tuerta acierte alguna vez a mirar al cielo a través del agujero del yugo?  Desde el punto de vista matemático esto no es imposible.  Pero es aún más difícil, de acuerdo a un antiguo sutta (Majjhima-nikàya III (PTS), p. 169), nacer como humano que lograr que acontezca ésta no imposible, pero colosal coincidencia.

Así de seria es la actitud que se asume hacia la condición humana. En el Dhammapada Buddha declara en un lenguaje diáfano que es difícil obtener la vida humana (Dhammapada XIV 4. Kiccho manussa-patilàbho).  Al ser la vida humana uno de los logros más extraordinarios, así es el lugar especial que ocupa el ser humano en todo el mundo. De acuerdo con el buddhismo la posición del ser humano es la más elevada entre todos los seres, incluidos devas y brahmas (Entre los seres celestiales los Brahmas ocupan una posición más elevada que los devas).

Buddha colocó al ser humano muy por encima de devas y brahmas quienes pueden disfrutar, por el tiempo correspondiente, de una existencia más cómoda y placentera que la de los seres humanos. Sin embargo, son enormes las posibilidades de que el ser humano alcance los más altos ideales de valor real y permanente.  El Itivuttaka, un texto del Canon Pali, señala que cuando un deva está por abandonar su existencia celestial, los otros devas se reúnen a su alrededor y lo consuelan diciéndole: «Que desde aquí vayas, oh  amigo, a la morada de los seres humanos la cual es un cielo (auténtico)».  (Ituvuttaka (PTS), p.77). Evidentemente, el Buddha consideró al mundo humano como un lugar mejor que el cielo de los devas.

Inspiración

Mi casa está en la sombra del membrillo,

en los largos atardeceres dorados

y en la brisa fresca del anochecer.

Mi casa está en el lejano canto de las águilas

y en las hojas secas

caídas sobre la hierba mojada.

Mi casa está en el paño tendido

y en el aroma dulce de la noche.

Mi casa está en el altar florecido

y en el avance sereno de la bruma entre los pinos.

Sin lugar donde reclinar la cabeza,

mi casa es la no morada.

Mi casa está en la dulce sombra del membrillo.

________________________________

(Escrito por Eva María López al finalizar el retiro zen – ango de verano 2020)

RETIRO ZEN – ANGO DE VERANO

Retiro Zen – Ango de verano

Con la presencia y dirección del maestro zen Denkô Mesa

LA OROTAVA – TENERIFE

Del 3 al 8 de agosto de 2020

La Comunidad Budista Zen Luz del Dharma organiza la primera actividad pública tras estos meses de largo confinamiento. Se trata de uno de los retiros de meditación zen más importantes del año, el Ango de verano. Esta noticia es motivo de gran alegría para todos nosotros. Deseamos compartir esta experiencia de silencio y prácticas meditativas, comida vegetariana, enseñanzas y trabajos al aire libre. Es posible dormir en tiendas de campaña, si alguien desea llevarlas.

El espacio elegido es el Ashram Arautápala, un maravilloso paraje, situado en una de las laderas del valle de La Orotava, un espacio bendecido por el majestuoso bosque de castaños que lo rodea, la presencia del padre Teide y las amplias vistas desde sus terrazas al océano Atlántico. La fuerza de la vegetación y la belleza del entorno natural convierten al Ashram en un marco incomparable para el trabajo introspectivo y el desarrollo del programa que hemos preparado, atendiendo a las medidas sanitarias del momento. Por ello, el aforo en este retiro es limitado.

El retiro de meditación zen estará dirigido por el maestro zen Denkô Mesa, director espiritual de la Comunidad Budista Zen Luz del Dharma. Guiados por su experiencia y el apoyo de los practicantes más antiguos, conoceremos y profundizaremos en la práctica medular de la tradición zen, la meditación zazen. Asimismo, cada tarde habrá enseñanzas sobre los principios fundamentales del budismo y durante el retiro habrá posibilidad de mantener una entrevista privada con el maestro.

Todos tenemos la capacidad de reducar la mirada gracias al cultivo sistemático de la atención y la contemplación serena, percibiendo así de mejor manera la realidad en cada instante. Todos podemos establecer una vinculación más sana y real con nosotros mismos y con los demás. Están más que invitados a esta experiencia. No dejes pasar esta oportunidad y di: “me lo permito”.

ASPECTOS GENERALES A TENER EN CUENTA

FECHAS Y HORARIOS
Llegada: 
lunes 3 a las 18.30 h .   Partida: sábado 8 a las 16.00 h

Leer más