Crónicas

Primeras nieves en Ryoku Shin

Crónica por Empar Roch Bernat

Vivir la impermanencia, la transformación, el cambio, como una danza, en ese ritmo constante con el que bailan los árboles movidos por el viento. Vivir la transitoriedad de los fenómenos naturales, en conexión con ellos, como una hoja cuando se desprende del árbol y cae flotando sobre el suelo para acabar fundiéndose con la tierra.

La noche sigue al día como la carreta sigue al buey. El invierno con su manto blanco de nieve, llegó al Dojo Zen Ryoku Shin, con la fuerza del espíritu que arrastra esta estación tras la desnudez del otoño, donde todo se transforma y cambia de color.

Y el día amaneció nevando. Son las primeras nieves para este espacio de meditación, este lugar sagrado que, con solo unos meses de vida, da sus primeros pasos, fluyendo con la vida y con la ley impermanente del cambio, como si fuera un bebé al que hay que arropar, cuidar y alimentar para el bien de todas las existencias.

Leer más

Primer curso en Ryoku Shin: Enseñanzas y prácticas budistas zen

Crónica por Empar Roch Bernat

Tras la inauguración del Dojo Zen Ryoku Shin, Fuerza del Espíritu, vinculado a la Comunidad Budista Zen Luz del Dharma y a mi maestro Denkô Mesa sensei, alma y corazón de la misma, el sábado 19 de octubre iniciamos el primer curso de Enseñanzas Prácticas sobre el Budismo Zen.

La primera en llegar al dojo fue Sonia, ilusionada e inquieta por iniciar este recorrido interno, a la que solo un mes antes se le había despertado la inquietud sobre su búsqueda interior. Unos minutos después llegaron Gloria y Paz, dos hermanas con sus maravillosos nombres, una de ellas viviendo en Miraflores: ¡qué gran inspiración la de sus padres al nacer! Desde Toledo llegaron Carlos y Pilar, cargados con una riquísima comida y con su inmensa generosidad que luego compartiríamos. Mª Ángeles, casi llega hasta el embalse en su búsqueda por encontrar el dojo. Juanan tuvo que sortear un corte de calle por la carrera de atletismo que había en Miraflores y llegó caminando desde el pueblo.

Atendiendo a la manera de hacer en nuestra comunidad, abrimos el curso con un círculo de presentación, para conocernos y para sentirnos los unos a los otros. Pasamos luego a las enseñanzas sobre los orígenes del budismo, el contexto brahmánico, védico en el que nació y vivió Buda Shakyamuni y la necesidad del despertar. Y llegó el momento de las dudas y las preguntas. Y yo me pregunté: ¿Qué hacemos aquí? ¿Por qué hemos elegido esta mañana de este sábado concreto, para compartirla con seres que apenas nos conocemos? Y lo más sorprendente, ¿por qué dentro de este contexto, al poco de vernos, nos sentíamos ya como hermanos, como si nos conociéramos desde siempre? Era como si hubiéramos dejado nuestras máscaras al otro lado de la valla y hubiéramos llegado a este sagrado lugar con la inocencia de un niño que busca el regreso a casa, el retorno a la felicidad perdida.

Leer más

Ryoku Shin: Fuerza del Espíritu

Crónica por Empar Roch Bernat

La vida posee dimensiones ocultas, capas de profundidad por las que transitamos, maneras de vivir los instantes que se van sumando, encadenando a través de un hilo conductor por el que fluye siempre eterno, el presente.

El pasado sábado 12 de octubre, tuvo lugar la inauguración del Dojo Zen Ryoku Shin, Fuerza del Espíritu, de la Comunidad Budista Zen Luz del Dharma en Miraflores de la Sierra, Madrid.

Hace dos años, mientras contemplaba la puesta de sol en la azotea de la casa de Sonia, una amiga que vive en el centro de Madrid, algo se coló dentro de mí. Fue una experiencia que todavía hoy no soy capaz de explicar y mucho menos de definir. Lo cierto es que a partir de ese mismo instante, el germen de vivir como monja o practicante budista zen en un dojo en Madrid, o en los alrededores, comenzó a tomar fuerza en mi interior. Al principio pensé que se trataba de una mera ilusión que se iría apagando con el tiempo. Pero al contrario de lo esperado, el germen inicial comenzó a crecer, a echar raíces cada vez más profundas en mi interior, como si tomaran vida propia y solo me dejaran la opción de hacer sampai frente a ellas. Han pasado dos años desde entonces, en los que ha habido un sinfín de movimientos internos y externos que me han llevado hasta este magnífico e inolvidable día de celebración.

Leer más

Arautápala única

Acompañadas del crepitar de las hojas cuando crujen al pisarlas, sembradas al frío con mantas esterillas, sacos y tiendas de campaña. Se sembraron presencias, diseminadas como las hojas prendidas de las ramas que se han resistido al invierno, a la bocanada de frío.

La lluvia nos humedeció el cuerpo, nos ablandó el espíritu y regaló su rocío al susurro de sus noches, la espesura de sus días.

Consagradas a un cuerpo único, entretejidas por los fenómenos del bosque; los castaños susurraban a las fuerzas, a cada rueda de energía, cada lloro en compañía.

Cada rincón era un pétalo de loto, una flor que se abría al instante, a la generosidad desde la otra orilla. Saludando desde el más allá del más allá. Frecuencias y Elementos; Colores y Energías flotaban al viento en las diez direcciones. Fuimos Alíseos. Karma estremecido. Teide escondido. Y el Éter suspendido en un mar inquieto, perdiéndose en un horizonte esbelto, testigo del ashram que nos cocinó con cariño. Éramos el verbo.

            Meditar sin meditar

            Pensar sin Pensar

            Llover sin Llover

            Subir sin Subir

            Llorar sin Llorar

            Mirar sin Mirar

            Escribir sin Escribir

Leer más